Ella fue la primavera, por Secundino Castro

Teresa se denominó a sí misma “flor primaveral”. Pero resultó más; fue la primavera. Efectivamente, fue sembrada por el Señor en un invierno duro y frío, cuando la idea que prevalecía de Dios era la de un ser justiciero, distante; su simple nombre infundía temor, que digo, temor, terror. Era el Dios de los jansenistas, …

Ella fue la primavera, por Secundino Castro Leer más »