Y nos abrió su corazón

Este post quiere ser agua fresca y gozo para todo corazón que quiera vibrar al ritmo del Corazón de Cristo.

Se abre la puerta de una casa para dejar entrar; se abre la vida cuando se quiere compartir; se abre el corazón cuando se quiere regalar. Jesús nos abrió su Corazón para darnos lo mejor que tenía.

“Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN”, para que arraigados y cimentados en el amor, podamos comprender con todos los creyentes la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo; un amor que supera todo conocimiento y nos llena de la plenitud misma de Dios” (Ef 3,17-19).

“Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN”, para dejarnos entrar en su intimidad y gustar sus amores (Cant 2,10-14), para desvelarnos sus sentimientos y enviarnos a encarnarlos en el mundo (Filp 2,1-5).

———————

Han pasado muchos siglos desde que un grupo de gentes de Galilea se sintieron fascinadas por Jesús y comenzaron a seguirle. Hoy, Jesús nos sigue sorprendiendo, sólo que a escala más universal. Nos encontramos con él en las encrucijadas de los caminos; vemos cómo gentes tan diferentes, como pueden ser presos o monjas de clausura, jóvenes voluntarios o jubilados con tiempo sin tasa para los demás, experimentan su amor sin fronteras. Si pensamos que el cristianismo, por los años, debiera ser a estas alturas una casa destartalada, nos sorprende la creatividad y belleza, el compromiso y la comunión que se sus-citan allí donde alguien vive la amistad con Jesús. ¿Qué tiene Jesús? ¿Qué esconde en su corazón? ¿De dónde sale tanta ternura, tanto amor? Ya no queremos sólo su pan y su ternura, que-remos saber lo que llevaba en el corazón. “Ábrenos, Jesús, tu Corazón y muéstranos el misterio que te embellece, danos la oración de tu corazón: el Padrenuestro”.

——-

“Un monje andariego halló, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talego para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a m픑 (A. de Mello)

Compartir post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Suscríbase a nuestra Newsletter:

Reciba un aviso cada vez que se publica un nuevo post

Le recomendamos...

¿Cómo puedo hacerme amigo de Dios?
Editorial Monte Carmelo

¿Cómo puedo hacerme amigo de Dios?

Si insistimos en cuestionarnos, ¿cómo puedo hacerme amigo de Dios? es preciso entender que, para tenerle como amigo fiel, el hombre debe ganarse su confianza.

¿Hay vida después de la muerte?
Editorial Monte Carmelo

¿Hay vida después de la muerte?

¿Hay vida después de la muerte? Existen muchos puntos de vista con respecto a este controversial tema. Pero, ¿qué dice la Biblia sobre esto? ¿Será

Change language »